Eventos‎ > ‎

Castañada.-

publicado a la‎(s)‎ 28 oct. 2016 10:30 por Jesús Holgado   [ actualizado el 28 oct. 2016 10:37 ]
El día 1 de noviembre de 1848 Don Bosco quiso invitar a los niños y jóvenes del Oratorio a una buena ración de castañas, después de rezar el rosario por los difuntos. Había comprado tres sacos para poder satisfacer a los casi 500 chicos, pero su madre, Mamá Margarita, solo había preparado las de un saco, creyendo que bastarían. Todos los oratorianos se habían puesto a la cola y él empezó a llenar sus manos con las castañas. El que estaba a su lado veía cómo las repartía y que con esa cantidad no llegaría ni para una cuarta parte, y así se lo dijo a Don Bosco, pero él continuaba repartiendo la misma cantidad, pensando que su madre había preparado los tres sacos. Pues con ese sólo saco no se acabaron las castañas. Por eso, al final, dado que los chicos se habían dado cuenta de esto, gritaban: "Milagro, milagro, Don Bosco es un santo".

Desde entonces en todos los colegios salesianos se ha conservado, en estas fechas, hasta nuestros días la costumbre de obsequiar a todos con castañas.
































Comments