Eventos‎ > ‎

Día 14: Don Bosco se encuentra con los alumnos del Centro.-

publicado a la‎(s)‎ 16 jun. 2012 1:32 por Jesús Holgado
A las 7 de la mañana las dos comunidades salesianas que residen en Carabanchel empiezan la jornada celebrando Laúdes – Eucaristía.  Ha sido el momento de la renovación de nuestro ser salesianos. ¡Cómo nos conmueve tener a D. Bosco entre nosotros!

Tal como estaba fijado a las 8.00 se ha llevado la urna al pabellón deportivo, envolvía la urna el gran mural de su casa que han hecho alumnos y profesores de PCPI. La puntualidad está siendo seguida al milímetro: empiezan los de la ESO: el acto ha consistido en depositar la carta que cada uno ha escrito a D. Bosco, pasar por la urna y recoger una frase que D. Bosco nos dedica. A continuación han pasado los alumnos de Bachillerato y los de PCPI.  Los de FP han tenido unos buenos días con oraciones y palabra de D. Andrés Valencia que les ha dicho que D. Bosco tiene una palabra para cada uno de ellos. La guinda de este encuentro por cursos o etapas la han puesto los de primaria: han estado juntos, han rezado, cantado, aclamado a D. Bosco. Tengo que comentar que mientras han pasado por el Pabellón ha sido impresionante el silencio que se escuchaba, esa era la forma de escuchar a D. Bosco. Las miradas eran para D. Bosco, era el centro de nuestras atenciones.

Son las 10.15 h se organiza la procesión para llevar a D. Bosco al patio de la ESO, allí estamos todos, hasta los de infantil. De nuevo se oyen aclamaciones a nuestro Padre que ha venido a vernos. Ha sido una entrañable despedida donde los cantos, la Palabra de Dios y la carta que el mismo D. Bosco nos envió, gracias a Marisa nuestra portera, pusieron broche a este día intenso de la presencia del amigo y padre de los niños y los jóvenes. Nos ha dicho en su carta que le hemos robado el corazón, que con nosotros se siente a gusto, que nos espera a todos en el Paraíso. Los de infantil y primaria nos han cantado y bailado el himno del bicentenario. ¡Que bien lo han hecho!

Es el momento de la despedida, el corazón siente que el amigo se va y todos con el corazón en la mano aclamamos al que ha venido para animarnos, para decirnos que nos quiere. Qué intensa emoción verle de nuevo en el vehículo que le lleva y le trae a cualquier parte del mundo. Cuando se va se sueltan los globos, expresión de nuestro cariño al padre y amigo. Nos ha robado el corazón.

Ahora sólo hay una palabra que lo expresa todo: ¡GRACIAS, D. Bosco por haber estado en nuestra casa, no olvidaremos estas horas que hemos estado contigo!

Dice una canción: “algo se muere en el alma cuando un amigo se va”, nosotros sabemos que D. Bosco no se ha ido se ha quedado con los suyos.



Comments